EL BOXEO DE GUADALAJARA ESTÁ MUERTO

URGE QUE EL GOBERNADOR ENRIQUE ALFARO DÉ EL MANOTAZO EN LA MESA

Isaac Guerra

Tlajomulco de Zúñiga, Zapopan y Talpa de Allende, Jalisco serán sede de tres eventos de boxeo profesional en lo que resta del mes de febrero, veladas que originalmente estaban contempladas para verificarse en Guadalajara, sin embargo, ante las polémicas que han surgido en los últimos dos meses con la Comisión local, los promotores han decidido emigrar a los lugares antes mencionados.

Vale la pena destacar que todo el trabajo realizado por Enrique Alfaro durante los tres años de administración en Guadalajara, que consistía en un proyecto de unificar el boxeo de su municipio con los sectores profesionales y amateur, ya no tuvo seguimiento debido a que el presidente de la Comisión de Boxeo, Lucha Libre y Artes Marciales Mixtas Jesús López, junto con el regidor Rosalío Arredondo Chávez, han implementado unas políticas adversas que la comunidad boxística ha rechazado al considerarlas arbitrarias.

Promotores, mánagers y boxeadores decidieron emigrar ante la falta de apoyo por parte de estos dos personajes, que han sembrado unido fuerzas para hasta cierto punto, erradicar el pugilismo profesional de Guadalajara.

La situación que se vive entre la comunidad boxística de Guadalajara es de dominio nacional, ya se sabe en todo el país la pugna que hay, por lo que también el director del Comude Guadalajara, Tomás Gallo Padilla, quien está encargado de la promoción del deporte está enterado del caso y los afectados se preguntan el por qué no ha actuado, si su deber es entregarle cuentas al alcalde Ismael del Toro, al que aparentemente no le ha hecho ver los problemas que existen.

Tomás no se ha pronunciado al respecto del por qué ahora no han autorizado el Parque San Rafael para eventos de boxeo profesional como en años anteriores, estando él en el cargo de director del Comude desde el 2018 hasta la actualidad y en el 2018 y 2019 se registraron muchos eventos con gran aceptación del público tapatío, carteleras que inició en la administración de Enrique Alfaro, Héctor García y Fernando Ortega, que catapultaron a la capital de Jalisco como la mejor plaza del país.

Lo anterior permitió que Guadalajara creciera y las grandes empresas como Promociones del Pueblo y Zanfer realizaran sus eventos para televisión por Televisa y TV Azteca en el Parque San Rafael.

Hoy Rosalío Arredondo y Jesús López boicotearon el deporte del boxeo en esa plaza y los promotores, managers y boxeadores emigraron a otros municipios para recibir sus licencias, salidas médicas y el apoyo de los alcaldes para realizar las funciones.

Vale la pena destacar que Guadalajara no cuenta con una oficina para la Comisión de Boxeo, no tiene un doctor para las salidas médicas, no cuenta con una secretaria que de acuerdo al reglamento debe tener amplios conocimientos en la materia, además de no tener licencias ni salidas médicas.

Lo que causa extrañeza es que el alcalde Ismael del Toro no haya metido las manos en este problema y darle continuidad al programa tan exitoso de boxeo que catapultó a Guadalajara a nivel mundial.

Aunque a dicho de Jesús López, está enterado de todo y le ha dado todo el respaldo para mantener sus políticas recaudatorias y arbitrarias con la consigna de ‘Si no quieren hacer funciones de boxeo aquí, que no hagan’.