ZANFER, MÁS FUERTE QUE NUNCA