GOLPIZA A ROSADO

JAIME MUNGUÍA RETIENE EL TÍTULO INTERCONTINENTAL MEDIO OMB

Jaime Munguía, Becario RING TELMEX-TELCEL, dio una golpiza sistemática al Gabriel Rosado, de origen puertorriqueño, para vencerlos ampliamente por decisión unánime, la noche de este sábado en duelo celebrado en Anaheim, California, lo cual le permitió retener el título Intercontinental medio de la Organización Mundial de Boxeo.

Munguía, que ahora tiene marca de 38-0, con 30 nocauts, tuvo enfrente a un verdadero tanque de guerra, pues Rosado hizo una pelea heroica, al aguantar un castigo implacable durante casi toda la pelea, que le costó terminar con el rostro desfigurado.

Sin embargo, hay que decir que Rosado logró conectar golpes de poder sobre el rostro de Munguía, quien aguanto en forma estoica la metralla y en realidad nunca estuvo en malas condiciones, al contrario del puertorriqueño, quien en cuando menos tres rounds estuvo a punto de caer a la lona.

La pelea fue cruenta desde que tocó la campana, Rosado buscó la pelea mientras que Jaime se veía tranquilo, diríamos que hasta con mucha calma, sin embargo, cuando comenzó a sentir los impactos su adversario se calentó y logró buenas combinaciones, con buen cierre el round.

Lo siguientes rounds fueron para Munguía, aunque también se llevó su castigo, pero nada que prendiera las alarmas. Rosado buscaba ese golpe que le pudiera dar el nocaut, pero las veces que conectó con solidez todo quedó en sólo un susto.

En el quinto capítulo, Munguía bajó su rendimiento, lo que aprovechó Rosado para conectar y llevarse el round claramente, al igual que la octava vuelta, que estuvo muy pareja y cualquiera de los dos se habría llevado el asalto.

Pero después de eso, los rounds finales fueron del mexicano, quien golpeó a placer a Rosado, quien de pronto buscaba ese contragolpe que le pudiera dar el triunfo.

Décimo, undécimo y último round daba la impresión que el réferi iba a parar la pelea o que en la esquina de Rosado aventaran la toalla, el castigo ya era excesivo, sin embargo, el peleador de origen isleño fue un verdadero suicida y milagrosamente terminó el duelo de pie, ante el júbilo de la gente.

Cuando tocó la última campanada no había duda de quién era el ganador y por amplio margen: Jaime Munguía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.