A POCO

Keith Thurman quiere destruir leyenda de Manny Pacquiao

Salvador Rodríguez/ESPN Digital

Keith Thurman irá el próximo 20 de julio al ring de la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas con la mentalidad de destruir a Manny Pacquiao y darle solidez a su legado, porque para él, es eso lo que significa esta pelea ante el astro filipino, es la oportunidad de asumirse como el nuevo Manny Pacquiao.

Este martes, Thurman participó en una teleconferencia en la que de cierta forma mostró respeto por Pacquiao, y catalogó esta batalla como un sueño hecho realidad, como aquello que siempre soñó cuando decidió abandonar la escuela de joven para involucrarse definitivamente en este deporte.

«El único que ha estado hablando de más es Freddie Roach, como lo estaba haciendo el papá de Danny García cuando peleamos. Esta es una oportunidad única para destruir a una leyenda y construir mi propio legado», dijo Thurman, quien por cierto prometió hacer con Manny lo que hizo con García, a quien derrotó de forma categórica hace algunos meses.

Keith dijo que el mundo se dará cuenta quién es el nuevo Manny Pacquiao. «Cuando Keith Thurman pelee con Manny Pacquiao, ‘Bud’ Crawford, Errol Spence, verán al peleador más emocionante. Yo soy el nuevo Manny Pacquiao», destacó mientras aseguraba que para hacer cosas grandes en el boxeo se necesitan grandes esfuerzos.

Keith agradeció a este deporte el haber llegado lejos en la vida. «El boxeo me abrió muchas puertas, me permitió tener la vida que tengo, pero sigo siendo alguien que sueña y quiere que en 20 años la gente diga, que bueno era Keith Thurman», destacó.

Acerca de Manny Pacquiao, reconoció su legado, e incluso, que a los 40 años siga a este nivel. «Quiere probar su grandeza, no quiere que su legado sea olvidado, pero nunca se olvidará. Todavía está peleando a lo grande a los 40, eso es admirable», puntualizó Keith, quien por cierto ha dejado de ser favorito en las apuestas a pesar de estar arriba al momento del anuncio de la batalla.

Finalmente, aseguró que es un sueño estelarizar en el MGM Grand de Las Vegas. «Desde hace seis años quería una pelea en el MGM Grand. Siempre pensé que iba a ser una pelea bonita. Eso nos demuestra que los sueños se hacen realidad, con trabajo y dedicación, pueden lograr cualquier cosa», concluyó el campeón Welter de la Asociación Mundial de Boxeo.