Columna: CUENTA DE PROTECCIÓN

Por CARLOS RIVERO
FECOMBOX, un ente fantasmagórico I
Con un poco de investigación, de ir a los documentos de primera mano, de mirar al pasado y ver lo que sucede en el presente, con una boxeadora que puede estar en el ojo del huracán, sólo porque alguien sin derecho alguno, sin ética alguna, reveló un dato que perjudica no sólo su carrera profesional, sino también la más importante, su vida. Un ente que se dice nació para el desarrollo y protección del boxeador, con buenas intenciones (sin duda) pero que siempre ha actuado bajo la costumbre, ilegalmente e ilegítimamente porque desde hace años no ha sido protocolizada ante un notario público y carece de validez, además que el boxeo profesional en México es regulado por autoridades constitucionalmente establecidas que designan a sus responsables, pero jamás una asociación civil.
Desde hace años, en vida don José Sulaimán Chagnón, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) soñó con manejar y controlar el boxeo de la Ciudad de México, antes Distrito Federal. Pero había un gran hombre, intelectual, con contactos políticos que lo mantuvieron al conjugarse su habilidad y su sensibilidad humana al frente de la Comisión de Box y Lucha del DF de 1959 a 1985. Se llamaba Luis Spota, gran escritor, quien con el profesor Ramón G. Velázquez fundó el Consejo Mundial de Boxeo, siendo el primer presidente y gracias a él durante muchas décadas los púgiles en el Distrito Federal y todos aquellos que tuvieran acción en la capital del país tenían derecho a las prestaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Y desde aquellos ayeres ya se pensaba en una Federación de Comisiones de Boxeo de la República Mexicana. Aún con Sulaimán como presidente de la Comisión de Box y Lucha el proyecto seguía latente.
Si bien la llamada Federación de Comisiones de Boxeo de la República Mexicana A.C. (FECOMBOX) tiene estatutos, mismos que han sido modificados a través del tiempo, pero sin validez ni siquiera notarial, porque no están actualizados ente Notario Público y por tanto todo lo hecho, incluso con los presidentes que han “dirigido” han estado fuera de la ley sus acciones son ilegales, ilegitimas, inmorales y poco éticas.
Es la FECOMBOX así, un ente fantasmagórico, ilegal, ilegitimo e inmoral.
La boxeadora Alejandra “Felix” Ayala peleó en Inglaterra contra Savannah Marshall el 15 de junio pasado y perdió por nocaut técnico en dos asaltos. Luego sostuvo dos peleas más, pero en esta historia un reportero publicó que a la púgil mexicana se le había detectado un tumor en la cabeza, noticia que el periodista atribuyó a quien se dice secretario general de la FECOMBOX, doctor Enrique Aguilar Saavedra, pero de palabra, pues no hay un poder notarial que lo acredite como tal, según la propia página WEB de esta agrupación.
Sin embargo, según sus estatutos, CAPITULO II DE SU OBJETIVO Articulo 3º, reza:
“El objetivo fundamental de la FECOMBOX, es a través de la unión de las Comisiones, lograr que el funcionamiento de las mismas sea lo más eficiente posible, para procurar el bienestar físico, técnico, moral y cultural de los boxeadores y los demás integrantes de la familia boxística, tanto a nivel nacional, como internacional y con ello la superación permanente del boxeo mexicano”.
¿Y dónde quedó el secreto profesional, dónde la ética, la legalidad, la moralidad en la defensa de un boxeador (a) en toda la extensión de la palabra?
Esto me hizo recordar, cuando Sulaimán (QEPD) como presidente de la Comisión de Boxeo y Lucha del Distrito Federal suspendió al manager Ignacio Beristáin, entonces mentor de los campeones mundiales Gilberto Román (QEPD) y Daniel Zaragoza y lo hizo a través del Consejo Mundial de Boxeo cuando el problema suscitado con el entrenador veracruzano fue en la CBLDF.
El grave error de Sulaimán, quien por cierto jamás dejó de contestar una llamada a quien esto escribe siendo reportero de ESTO, luego de Unomasuno y aún después, fue dar a conocer la sanción al manager a través de terceros, es decir, a los medios de comunicación y en aquella ocasión a través de un fax..
Sulaimán estaba actuando como autoridad legal emanada de una autoridad constitucionalmente establecida como la Jefatura de Gobierno de aquel momento, pero también como presidente de una Asociación Civil como lo es el CMB o la FECOMBOX, aunque está no tiene el protocolo ante notario público.
El inolvidable Rafael Cobra Mendoza, agente internacional de boxeadores, que trabajaba con Beristáin, le aconsejó que me contactara para que lo llevara con el gran abogado Mariano Albor, a quien conocí cuando cubrí la huelga y la Liga Nacional de Beisbol de la Asociación Nacional de Beisbolistas (ANABE). Albor luego sería el abogado del diablo, de Carlos Salinas de Gortari.
Albor contacto a Sulaimán, quien respondió que su caso lo llevaría el abogado Juan José Torres Landa. Ambos abogados fueron compañeros en la Facultad de Derecho de la UNAM. El abogado de Sulaimán, Juan José Torres Landa, ex apoderado de boxeadores y a finales de los años 80 presidente de la Comisión de Box del DF, tuvo que declinar un pleito legal. Se había informado a terceros antes que al afectado. Una llamada y Beristáin volvió a la vida…
Así es ahora el caso, la FECOMBOX faltó a todo y además usurpando funciones.
Se ha intentado contactar al doctor Enrique Aguilar Saavedra para que dé su versión sobre el tema, pero el mail que da en la página de FECOMBOX no da respuesta y hoy la página fue bajada.
Esta historia continuará…

2 pensamientos en “Columna: CUENTA DE PROTECCIÓN

  1. Sr Carlos Rivero, en ningún momento me ha tratado de contactar, cualquier comisionado tiene mis datos y tiene comunicación directa conmigo a través de Facebook.
    En relación a la nota de la boxeadora, mi intervención únicamente fue transmitir la informacion a la Comision de box de la CDMX puesto que la Comision Inglesa envio la informacion, avisando del posible hallazgo. Consulte boxrec y la boxeadora tiene como lugar de origen la CDMX por eso pase la información únicamente. En ningún momento tuve contacto con reporteros. Tengo muchos años de trabajar en bien del boxeo y no solo criticando y/o denostando. Solo por amor al arte pues en ningún momento he recibido salario alguno. Le solicito respeto a mi persona asi como yo le tengo respeto. Soy medico especialista orgullosamente de la UNAM con una ética intachable y para muestra vea las opiniones a mi trabajo profesional en doctoralia.com.mx.
    Espero conocer lo que Usted ha hecho por mejorar el boxeo……. y por favor salúdeme al Dr Soberanes…

  2. Gracias . Para su conocimiento tengo años que no veo al doctor Lorenzo Soberantes, tantos como lo que lleva la huelga en lo que fue el diario unomasuno (18 años). NO se porque tenga que enviarle saludos. en todo caso usted lo puede hacer, es parte de su equipo o lo fue . NO le he faltado en ningún momento al respeto, porque no lo he insultado. MI trayectoria ahí está en cientos de reuniones en lo que ante fue la Comisión de Box y Lucha del DF. NO soy quien deba lucirme para que usted sepa que hice bien o mal para el boxeo. Sólo dos cosas: junto con otros compañeros periodistas impulsamos el Fondo del Retiro del Boxeador, se acabó con los derechos morales (si hoy existen es porque las comisiones lo permiten); se obligó a que en las puntuaciones se dieran los nombres de los jueces y no quedará en el anonimato su falta de profesionalismo. POr cierto, respeto su profesión, pero jamás he faltado a decir que es un mal médico o que no hace bien su trabajo. Aquí es sólo boxeo. No hay que ver lo que no hay.

Los comentarios están cerrados.